domingo, 9 de octubre de 2016

Carta para mi Extraño...




Hola extraño… ¿estás ahí? Hoy me despertó la niebla del deseo y me sorprendió tanto que rápidamente puse los pies en el suelo para sentir el frio de mis años de golpe y no dejar al sueño que me confundiese más. 
El “Sueño” es el gran seductor,
 el anzuelo que nos provoca despiertos durante el día,para que una vez bajadas las defensas y rendidos de tanto ir y venir y correr en pos de los imposibles, piquemos a fondo y hasta el final.
Ya sabes quién soy…tu me conoces, o al menos deberías conocerme, eso creo yo. Nuevamente, y con esa puntualidad que te hace tener la melancolía estoy aquí abierta en canal, para hacerte navegar en estas aguas turbias de mi soledad. Querido extraño ¡si supieras cuanto te espero! sin querer apenas dibujo pájaros en el cielo que se prenden en mi cabeza como una corona de picos garras y plumas preciosas. En esa tarea se me está yendo la vida…te ruego que al recibo de esta des alguna noticia de tu paradero. Yo iré cruzando y descruzando los hilos de seda del tiempo y atravesare ese vórtice sin miedo…con los ojos en las manos, para que no pienses que vista y tacto dejaran de estar unidos algún día. Extraño deja que pueda ponerte nombre, las palabras tienen poco significado si no se hacen nuestras y en nuestra propia lengua. Las palabras de Amor no tienen sentido si no se cocinan en el interior de una boca a treinta y seis grados y medio.

lunes, 4 de abril de 2016

Llluvia en el Mar...



 A veces te hablo en voz alta, inventándote de nuevo en el horizonte hacia donde miro cuando ya no me queda más espacio alrededor. Allí mi vida se apaga a medida que los sueños no se cumplen. Siempre. Y me acabo muriendo en las horas que no paso contigo, pero al recordar vuelvo a respirar...y a vivir.
 Y sigo respirando a través de tus palabras secretas que me esconden lugares donde nunca estaremos, en el horizonte. Camino descalza entre estas historias de mañana que me haces creer, y me encierro en la torre de la desesperanza. Esperando. Espantando las miradas que no te pertenecen. Pesando el tiempo gramo a gramo y pasando páginas pesadas y viejas. Páginas donde las lágrimas no caen y donde mis años no me retan desde el espejo de una habitación vacía Y dentro de mi cuerpo llueven dormidos los resquicios de tu calor. Y la complicidad complicada se queda aturdida entre miradas desconocidas de gente, de nadie. Aullidos susurrados que se aferran a mi piel y me tapan las entradas de oxígeno, me queman y me ahogan. Rasgados, temblando de rabia y drogados del insomnio que los consumen por dentro.
¿Qué hacen esos barcos en el horizonte? ¿Se perdieron?...aunque se me están cerrando los ojos, sin querer de tanto intentar adivinar el punto donde se une el destino con la línea de ese mar, no me siento con fuerzas para moverme de este lago de melancolía. Y me quedo aquí, esperando que alguien venga a rescatarme. Porque ya no hay fondos transparentes y no sé reír. Alguna vez, se me escapa alguna media sonrisa que me salva y me duele a la vez. Ya todo es blanco apático y no quiero sentir más. Los lápices de colores con los que pinto mis miedos, también se han perdido en el horizonte izquierdo, cerca de ti. Quisiera conjurar a la tristeza, cogerla con mis manos y echarla al vuelo, pero no puedo…no hay fuerzas. Se acaba. El camino llega a su fin y me quedo aquí tirada en medio del pasillo, entre tus fotografías y tus cartas, tus palabras, tus heridas. Me rompo. Desagarro los últimos hilos de desconsuelo empolvado que yacen a mí alrededor. Afligida y acongojada me siento en cualquier banco del parque de tu vehemencia, apilando barquitos de papel en charcos improvisados. Pesan las palabras que se arrepienten de haberte hablado. Agoniza la noche sin estrellas que me dedico cuando miento tu presencia en mi vida. Y no llega la calma. Me vuelvo pálida en este mundo sin color que respiro de indiferencia. ¿Va también la indiferencia a perderse al horizonte? ¿O el horizonte es el que se siente indiferente ante mis miradas? Hoy el perfume del viento no huele a ti. Huele a indiferencia sarcástica, que se ríe de mí…qué irónico.

miércoles, 11 de noviembre de 2015


Silencio….pegadito a la costumbre, enredado en el pelo, en la piel…silencio estremecido…ese eco vacio difumino el sabor de su saliva mezclada con la mía en aquellos intensos, inmensos monólogos labio a labio…ausencia de mi…de la que fui…ausencia en esta historia, que es aun más triste que el olvido .
 El  no saber si fue verdad solo provoco…silencio solo silencio… peso extraño, peso indeciso de aire abandonado.

lunes, 21 de septiembre de 2015

Aún me quemo Mefistofeles...



No sé cómo dejarte caer mis palabras en el oído para que las recojas y las guardes…para que actúes y rompiendo una lanza por “lo que fue” me salves de esta herida.

Ha pasado ya tanto tiempo, tantas horas muertas en esta estación cerrada, que cualquier intento de salida es como un laberinto transparente y confuso. Pero necesito hacerlo…quiero llegar a ti y apagarme de una vez. Tengo que consumir esta llama de dolorosas medias tintas, medias mentiras, medias y oscuras verdades…Ay!! Apagarme en ti, justo en tu cuerpo donde tantas veces me derrame esponjosa y carnal…como una virgen sabia y llena de lujuria…como una virgen…por ti solo por ti. ¡!Si supiese hacerlo amor!! Si supiese…pero mezclar  con arte lo bueno y lo malo solo es privilegio de los poetas o los jóvenes o los que ya no sienten más que frio en el corazón. Y yo aun, me quemo…me quemo…me quemo.

jueves, 27 de agosto de 2015

Hoy voy a llorar ,voy a llorar hasta vaciarme. Hasta sentir las cuerdas del alma secas y tirantes, tensas anhelantes... chirriando como las cuerdas de un violín a punto de entrar en combate. Así...así voy a llorar. Y en ese desconsuelo me iré despidiendo de lo que quise y lo que no pude y lo que nunca sera.
De los utópicos ya veremos y de esos tristes y tan fácilmente posibles " no existe" de todo eso...y de aquellos atardeceres de 10 de la mañana que nos precipitaban al ocaso para todo el día. Diré adiós a las llamadas sin respuesta, y a las flores que nunca llegaron al jarrón de la salita. También me despediré del calor indescriptible que me subía desde los tobillos hasta el centro de la garganta para convertirse en un arrullo malva y miel.
De ese también me despido. Con pena y sin gloria ninguna ,con rabia una rabia sorda y ahogada por la reconvención civilizada del 

"ya te lo dije". Lloraré sin cauce ni pauta deshaciendo en llanto todas las pequeñeces que hacen grande el amor. Los "te quiero yo mas" los "cuelga tu primero". Así llorare,como si hubiese sido yo la que hubiese inventado el llanto. Solo se puede conjurar al dolor del olvido llorando de esa forma.
Quiero llorar ,llorar y no parar hasta no ser mas ser mas que agua salada, un charquito de agua salada en el que alguna vez y en sueños navegues buscando la isla a la que nunca pusimos nombre...

viernes, 15 de mayo de 2015



Estoy vistiéndome de tristeza...no es un color definido el de mi traje, no…y tampoco sé muy bien como es la textura. Sé que se funde en  la piel componiendo este tejido de vaho somnoliento. Como una gasa funeraria, como un complejo tejido de araña pegajoso y continuo. Quizá sea gris o amarillo pálido...un color pajizo de labio apretado y fino. No se…
Me estoy vistiendo de tristeza para acudir al evento diario del tiempo perdido. Me invitaron sin derecho a rechazar la invitación…y aquí estoy a regañadientes. Vestida de tristeza y con el corazón en una jaulita pequeña que llevo como si fuese mi bolso  a todas partes.
Los jirones de aire limpio que cruzan el cielo plagado de duda-insecto, hacen que pueda respirar un poco. El resto del tiempo tengo puesto un respirador automático prestado por la Seguridad Social para desahuciados del Amor. 
Que duro es no querer y poder…porque a pesar de todo PUEDO seguir esta senda de angustia sin caer traspasada por un rayo. Se conoce que Cupido solo lanza flechas con veneno que no mata…La primavera explota en los caminos y yo me visto de invierno todos los días. ¡! Que torpe aquel que como yo no aprovecha la migración de las aves para huir!! Algún día el deshielo general de los glaciares me arrastrara hasta el mar para vestirme de espuma…me han dicho las sirenas que es el color de la felicidad y de donde procede todo lo que empieza.